Cuentos, Historias, Fabulas y mas…

UN TENDERO EN EL PARAISO

Share Button

Un sendero se presentó en el paraíso; en vida había estafado en el precio y en el peso siempre que había podido.

El ángel portero, que lo sabía, no lo dejaba pasar. Pero tanto dijo y tanto rogó el tendero que el ángel se conmovió y lo dejó entrar en el cielo.

Desde entonces, el tendero, que había sido demasiado tolerante con sus propios pecados, pero que tenía que demostrar que tenía derecho a estar en el paraíso, se convirtió en el juez más severo de los pecados de los hombres.

Un día fue a sentarse a escondidas en el trono del Señor (como hacía muchas veces), desde donde podía ver lo que sucedía en la tierra.

Descubrió a un joven que robaba una manzana, cogió una banqueta y se la lanzó, sin pensarlo ni un minuto.

Un ángel lo vio e inmediatamente fue, lo agarró de una oreja y lo echó del paraíso.

-¡Estaríamos frescos si todos fuésemos tan severos e intransigentes como tú! -le reprendió-. En ese caso, de tanto lanzar banquetas contra los pescadores, deberíamos estar todos de pie en el paraíso.

Jacob y Wilhelm Grimm