Cuentos, Historias, Fabulas y mas…

Las Desgracias Del Señor Coco

Share Button

El gallo y la gallina decidieron ir a visitar al Señor Coco, ése al que amenazan con llamar algunas mamás cuando los niños son malos. Invitaron también a sus vecinos: el gato, el pato, el huevo, el florero y el alfiler, que llevó también a su prima la aguja.

El Señor Coco no estaba en casa (¡tenía siempre tanto que hacer!) y los visitantes se acomodaron para esperarlo. El gallo y la gallina se encaramaron en una viga, el pato se acurrucó bajo la fregadera, el perro se enroscó junto a la chimenea, el huevo se envolvió en la toalla, el alfiler se clavó en el tapizado del sillón y la aguja en la almohada; y el florero, por último, se colocó sobre el marco de la puerta.

El Señor Coco regresó. Encendió el fuego y el gato le saltó a la cara; fue a lavarse y el pato le picó la nariz; se secó y el huevo le manchó la cara; se sentó en el sillón y el alfiler lo pinchó; se tendió en la cama y lo pinchó la aguja. Salió corriendo ¡y el florero le cayó en la cabeza!

-Debía ser muy malo para que lo castigaran de semejante manera -comentó el gallo, que se despertó en ese momento.

Jacob y Wilhelm Grimm