Cuentos, Historias, Fabulas y mas…

La Camella Generosa

Share Button

Antes incluso del comienzo de los tiempos, en una gran ciudad árabe, llamada Tamud, la tierra empezó a temblar y siguió haciéndolo hasta que parió una colosal camella, que medía más de setecientos metros de la cabeza a la cola, y más de trescientos metros de altura. Antes de que los árabes se sobrepusieran de la sorpresa, la camella parió un camellito y subió a las montañas con su hijo.

Todas las mañanas, la camella bajaba a la ciudad a dar gratis su leche a quien la quisiera; y así, nadie pasaba hambre. Pero la camella, para aplacer su sed, bebía mucha agua y, como en Tamud no había suficiente para todos, se decidió que sus habitantes fueran a los pozos en días alternos. Gracias a ello, todos tuvieron leche y agua.

Sin embargo, la camella milagrosa irritaba a los dueños de ovejas que ya no tenían a quién vender su  leche y también a los propietarios de los huertos que no tenían agua para regar sus plantas. Se pusieron de acuerdo e hicieron huir a la camella.

Desde entonces, en Tamud pocos tuvieron leche y agua, y los demás padecieron hambre y sed.

Cuento Árabe