Cuentos, Historias, Fabulas y mas…

Historia De Un Cardo y De Una Fábula

Share Button

Con la de flores maravillosas que había en el jardín, nadie prestaba atención al cardo. Un día se dio una gran fiesta. Las muchachas tenían que ofrecer una flor al joven que más le gustara. También había una muchacha escocesa que, al ver las flores violáceas del cardo (que eran el símbolo de su país), cortó una y se la puso en el ojal al joven dueño de la casa; y la planta se sintió muy orgullosa del honor que le habían hecho a una de sus flores.

Pasó el tiempo y los dos jóvenes se casaron. Pasó mas tiempo y en la planta quedó una única flor. La esposa lo vio y, acordándose de que había sido precisamente una flor como aquella la que había hecho nacer su amor, la cogió y se la ofreció a su marido, que tuvo la idea de pegarla en el gran cuadro donde estaba el retrato de la pareja. La planta se puso aún más contenta.

-Cuando los hijos están ya bien colocados -suspiró-, ¡la madre puede resignarse con su suerte!

-Tienes razón -dijo sonriéndole un rayo del sol-, pero también tú estás destinada a tener un buen puesto.

-¿Dónde? ¿En un jarrón? ¿En un cuadro?}

-En una fábula

Hans Christian Andersen