Cuentos, Historias, Fabulas y mas…

El Molinero y El Burro Encantado

Share Button

Un molinero salió en busca de fortuna y, en efecto, la encontró en forma de un burro encantado: con decir ¡abracadabra!, el animal empezaba a escupir monedas de plata. Podéis imaginar la vida que se dio el molinero, al poderse permitir todo tipo de lujos.

Cuando se le acababa el dinero, se encerraba en el establo con el burro y reponía su fortuna a voluntad.

Un día, el joven se detuvo en una posada y se instaló como un rey. El posadero consideró que un cliente tan rico merecía ser bien desplumado, así que le presentó una cuenta astronómica.

El molinero no pestañeó; pero como no tenía bastante en los bolsillos, tuvo que ir al establo a exprimir al burro. El posadero lo espió y descubrió todo. Le robó aquella auténtica mina de plata cambiándolo por su burro.

El joven no se dio cuenta de nada y se fue. Cuando necesitó dinero, hizo como siempre y… ¡sorpresa! El burro escupió ahora monedas de oro. El burro del posadero era todavía más valioso que el del molinero; pero a su amo no se le había ocurrido nunca pronunciar la palabra mágica.

Jacob y Wilhelm Grimm