Cuentos, Historias, Fabulas y mas…

El Lobo y La Zorra

Share Button

cuentos infantiles

  Un lobo había tomado como criada a una zorra. La pobre zorra no soportaba a su amo, pero como el lobo era más fuerte que ella, no tenía más remedio que servirlo.

  -¡Vete a buscar algo de comer! – le ordenaba el lobo-. ¡O si no, te come a ti!

  La zorra unas veces robaba un corderillo, otras los buñuelos de la ventana de la cocina, y siempre conseguía que no la descubrieran. Todo habría ido bien si el lobo, glotón e imprudente, no hubiera ido después en persona a robar otro corderillo o los buñuelos. Como terminaba apaleado, la tomaba con la zorra.

  Un día el lobo volvió a decir:  -Zorra, tráeme algo de comer, ¡o te como a ti!

  La zorra respondió:

  -Hay un campesino que tiene el sótano lleno de manjares: salchichones, jamones, quesos.  Te lo mostraré.

  -Bien.  Pero esta vez no quiero sorpresas: ¡tú vienes conmigo!

  Y los dos pasaron al sótano del campesino por una estrecha grieta. El lobo se lanzó ávidamente sobre todos los manjares; pero la zorra, antes de cada bocado, pasaba por la grieta para asegurarse de que cabía en caso de peligro.

  Así pasó un buen rato y la panza del lobo cada vez se inflaba más. El lobo se reía de las entradas y salidas de la zorra.

  -¿Por qué pierdes tanto tiempo en vez de comer? -se burlaba el lobo-. Yo no saldré de aquí hasta que no haya terminado con todo.

  Justo en aquel momento el aldeano, receloso por los ruidos, bajó a la bodega, con una estaca. La zorra, ágil como al entrar, salió rápida de allí, pero el lobo, con la panza que se le había puesto, no pudo y quedó atrapado, llevándose los bastonazos.

Jacob y Wilhelm Grimm