Cuentos, Historias, Fabulas y mas…

El Lobo y La Zorra

Share Button

cuentos infantiles

Un lobo había tomado como criada a una zorra. La pobre zorra no soportaba a su amo, pero como el lobo era más fuerte que ella, no tenía más remedio que servirlo.

“¡Vete a buscar algo de comer!”  le ordenaba el lobo.  “¡O si no, te come a ti!”

La zorra unas veces robaba un corderillo, otras los buñuelos de la ventana de la cocina, y siempre conseguía que no la descubrieran. Todo habría ido bien si el lobo, glotón e imprudente, no hubiera ido después en persona a robar otro corderillo o los buñuelos. Como terminaba apaleado, la tomaba con la zorra.

Un día el lobo volvió a decir:  “Zorra, tráeme algo de comer, ¡o te como a ti!”

La zorra respondió:

“Hay un campesino que tiene el sótano lleno de manjares: salchichones, jamones, quesos.  Te lo mostraré”.

“Bien.  Pero esta vez no quiero sorpresas: ¡tú vienes conmigo!

Y los dos pasaron al sótano del campesino por una estrecha grieta. El lobo se lanzó ávidamente sobre todos los manjares; pero la zorra, antes de cada bocado, pasaba por la grieta para asegurarse de que cabía en caso de peligro.

Así pasó un buen rato y la panza del lobo cada vez se inflaba más. El lobo se reía de las entradas y salidas de la zorra.

“¿Por qué pierdes tanto tiempo en vez de comer?”  se burlaba el lobo.

“Yo no saldré de aquí hasta que no haya terminado con todo. Justo en aquel momento el aldeano, receloso por los ruidos, bajó a la bodega, con una estaca. La zorra, ágil como al entrar, salió rápida de allí, pero el lobo, con la panza que se le había puesto, no pudo y quedó atrapado, llevándose los bastonazos.

Jacob y Wilhelm Grimm