Cuentos, Historias, Fabulas y mas…

EL HADA QUE TENIA SED

Share Button

Una viuda quería mucho a su hija, fea y antipática, y detestaba a su hijastra, que era bella y muy amable. A ésta le hacía realizar los trabajos más pesados y ella obedecía sin una sola queja.

Un día la madrastra le mandó a coger agua de la fuente y allí encontró la joven a una viejecita que le pidió de beber. Como era muy amable siempre, la sirvió como si se tratara de la reina. La vieja , en realidad, era un hada y quedó tan encantada con la bondad de la muchacha que le concedió un don extraordinario: cuando hablara, saldrían de su boca, junto con las palabras, flores y diamantes.

¡Podéis imaginar la rabia de la madrastra cuando se enteró! Mandó inmediatamente a su hija a la fuente, para que le diera el mismo premio. En esta ocasión, el hada se presentó con aspecto de reina. Pero cuando le pidió de beber, la muchacha contestó:

-¡Si queréis beber, hacedlo con las manos!

-No eres muy amable -dijo el hada-, y por eso voy a castigarte.

De la boca de la joven empezaron a salir sapos y culebras: porque, realmente, las malas palabras se parecen a repugnantes animales.

Charles Perrault